MILÁN, de shopping.

CENTRO: GALERÍA Y CUADRILÁTERO DE LA MODA

En la época de Adviento, el ambiente en Milán es mágico. Los escaparates de la Galleria Vittorio Emanuele II resplandecen, donde podrá descubrir lo que está de moda hoy en día y hacerse con un precioso regalo. Pero hay un ritual que ningún milanés elude durante las fiestas: recorrer las pastelerías de Milán para encontrar el mejor panettone que poner bajo el árbol y en la mesa. Bueno para degustar en cualquier momento del año, es el postre navideño por excelencia. Se puede comprar en las pastelerías históricas del «Quadrilatero della moda», ese entramado de calles, encerrado en el perímetro de Via Montenapoleone, Via Manzoni, Via della Spiga y Corso Venezia, que se ha convertido en un símbolo de la elegancia Made in Italy. Es aquí, a una parada de metro del Duomo y de la Galleria Vittorio Emanuele II, donde las grandes casas de moda quieren tener al menos un escaparate. Es aquí donde diseñadores, estilistas y «cool hunters» vienen a descubrir las últimas colecciones, a pasar un día de compras de lujo, entre joyerías y boutiques de marcas de alta costura, ateliers de artesanos y diseñadores emergentes. Y, con un poco de atención, descubra las tiendas que venden ropa de los desfiles a precios rebajados.

Lo que hace único a este rincón de Milán es el ambiente: un encanto suave, definido por los palacios aristocráticos que esconden un rico patrimonio artístico tras sus puertas. A lo largo de Via del Gesù, Via Manzoni y Via Sant’Andrea, junto a los escaparates montados como obras de arte, se abren a los visitantes la casa-museo Poldi Pezzoli, que alberga el «Retrato de una dama» de Pollaiolo, Bagatti Valsecchi, y el Palazzo Morando, sede del museo del traje y la moda.

Escaparate Galleria Vittorio-Emanuele II- Foto de Viviana Nebuloni

BRERA

Desde el Quadrilatero, Brera, el distrito artístico de Milán está a poca distancia a pie. Entre callejones empedrados y casas con fachadas de colores pastel, descubrirá tiendas de arte y diseño que hacen del barrio uno de los árbitros del gusto milanés. Comience en la Via della Madonnina, luego baje por la Via Fiori Chiari y continúe por la Via Solferino. A lo largo de Via Brera encontrará perfumerías artesanales. Pero no olvide detenerse en la Pinacoteca de Brera, donde podrá ver obras de pintores inmortales: Mantegna, Hayez, Raffaello y Caravaggio, por nombrar sólo algunos.

Calles de Brera / Sara-De-Marco

MAGENTA Y 5 VIE

Tómese un café en la Piazza del Carmine, una de las plazas con más ambiente de Milán, y continúe hasta Corso Magenta, donde el lujo se declina en lo hecho a mano y a medida: fragancias de edición limitada, talleres artesanales, pastelerías y charcuterías históricas. Pero también uno de los mayores tesoros de Milán: la Última Cena de Leonardo da Vinci, en el Refectorio de la Iglesia de Santa Maria delle Grazie. Justo enfrente, también se puede visitar el Viñedo de Leonardo en el jardín secreto de la Casa degli Atellani.

Corso Magenta / Marchitoexpress

Las compras continúan a tiro de piedra en el barrio más antiguo de Milán, apodado «delle 5 Vie»: esta zona se llama así porque en ella confluyen la Via di Santa Marta, la Via del Bollo, la Via Bocchetto, la Via Santa Maria Fulcorina y la Via Santa Maria Podone, un dinámico cruce de intercambios comerciales ya en la época romana y medieval. Incluso hoy en día, el barrio sigue teniendo un carácter predominantemente comercial, siendo una auténtica concentración de galerías, tiendas de artesanía y antigüedades, ateliers y estudios de artistas, así como tiendas dedicadas a la confección, al vintage y al diseño más contemporáneo, todo ello caracterizado por una profunda vocación investigadora. Esta zona de la ciudad, decididamente radical y chic, es ideal si le apetece dar un paseo tranquilo.

NAVIGLI

La gente viene a Navigli tomar un aperitivo, pero también a comprar y a disfrutar del ambiente, que se vuelve más romántico en Navidad gracias a la iluminación que se refleja en los canales.

El último domingo de cada mes se celebra el Mercatone dell’Antiquariato. El tráfico es muy intenso, pero una inmersión en el Milán impresionista de los Navigli le permitirá encontrar, entre los muchos artículos expuestos, la pieza única que buscaba para amueblar su casa, el vestido de sus sueños o la joya vintage para alegrar un look.

A menos de un kilómetro de la Alzaia Naviglio Grande, en Via Bergognone 40, puede visitar Armani/Silos, un museo con una selección constantemente actualizada de sus creaciones y hasta el 29 de enero la exposición temporal «Magnum Photos». La innovación social y urbana se combinan en el contexto del BASE, situado entre via Bergognone y via Tortona. Dentro y fuera de los muros de la antigua fábrica Ansaldo, el flujo de ideas de los jóvenes creativos se mueve entre talleres, espacios de coworking y a un paso está el futurista MUDEC, que hasta el 19 de febrero de 2023 acoge la exposición «Machu Picchu y los imperios del oro» y hasta el 19 de marzo «Robert Capa. En la historia». Alrededor, las pastelerías y los talleres de los artesanos locales se alternan con las entradas a las oficinas de las grandes marcas italianas y extranjeras. La elegancia se pasea por estas calles: las modelos de los ateliers, los empleados de las grandes consultoras con sede aquí, incluso las personas más alternativas lucen un aspecto más estudiado de lo habitual.

Navigli / Cristina Gottardi

Más información

Turismo de Italia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s